Buscar
  • marketing786817

Cómo cuidar tus oídos a diario



La audición es un sentido principal. Gracias a nuestro sistema auditivo podemos relacionarnos con nuestro entorno, interpretando los sonidos que nos rodean, y con los demás, pudiendo conversar y socializar con otras personas. Oír bien es vivir bien. Es emocionarnos con nuestra banda sonora vital. Por este motivo insistimos en la necesidad de mimar nuestra audición. En el siguiente post te damos más detalles de cómo cuidar tus oídos a diario.


Cuidar nuestros oídos no es un trabajo ni complejo ni que nos tenga que ocupar mucho tiempo. Se trata más bien de ser consciente de cuáles son las principales amenazas para nuestra audición, como son el exceso de ruido, las infecciones de oído o la falta de revisiones periódicas.

Consejos para cuidar tus oídos de forma diaria

  • Evita la sobreexposición a ruidos fuertes, ya sea en tu trabajo o en tu tiempo de ocio. El exceso de decibelios es el peor enemigo para tus oídos. Si no puedes poner distancia con el ruido, como mínimo utiliza protección auditiva.

  • Evita escuchar música con auriculares a un volumen elevado y durante mucho tiempo.

  • Limpia tus oídos con agua y jabón en cada ducha.

  • Si te gusta nadar o vas a la piscina o la playa, es fundamental secarse bien los oídos tras cada baño. También puedes utilizar tapones para evitar la entrada de agua en el conducto auditiva, puerta principal para las infecciones de oído (otitis)

  • Si empiezas a notar los oídos taponados cuando viajas en tren o en avión, unos simples gestos (conocidos como maniobra de Valsalva) te serán de mucha ayuda: tápate la nariz, cierra la boca y trata de expulsar el aire.

Los peores enemigos para tus oídos

Sí, ya hemos señalado el ruido como el principal enemigo para tu audición. Pero hay otros agentes externos que debes mantener alejados de tus oídos:

  • Evita el exceso de alcohol y no fumes. De hecho, diferentes estudios han confirmado que el tabaco pone en riesgo la salud auditiva de los fumadores. Fumar no solo aumenta el riesgo de pérdida de audición, sino también de acúfenos.

  • No utilices bastoncillos ni otros objetos punzantes para limpiarte los oídos. Lo único que puedes conseguir es causarte alguna lesión en el conducto auditivo, pudiendo incluso perforarte el tímpano.

  • Cuidado con algunos fármacos. Los denominados medicamentos ototóxicos pueden afectar también tu salud auditiva. Esamos hablando de fármacos que pueden provocar hipoacusia y también vértigos y mareos debido a las alteraciones a nivel del oído interno que pueden ocasionar. Es importante conocer estos medicamentos ya que en algunos casos no se hace un buen uso.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo