Buscar
  • marketing786817

Como limpiar adecuadamente tus audífonos

Los audífonos son una parte importante de tu vida. Te ayudan a comunicarte mejor con la gente que aprecias, a disfrutar más de la música o el cine, a ser más productivo en el trabajo… Básicamente, mejoran tu calidad de vida.


Como es lógico, algo tan importante en tu día a día se merece que los cuides con el máximo mimo. Por supuesto, tu audioprotesista limpia tus audífonos cada vez que lo visitas, aunque él pueda hacerlo de manera más profunda, también es conveniente que tú mismo los limpies regularmente. De esta manera, entre todos los implicados, evitaremos al máximo que puedan sufrir averías o malos funcionamientos.


En este post, te vamos a explicar qué puedes hacer tú mismo en tu hogar para mantenerlos lo más cuidados posibles de una manera rápida y sencilla.





Limpieza general


Primero debes limpiar la parte externa de tus audífonos con un paño suave y seco, incluyendo el molde si utilizas uno.


  1. Debes evitar el uso de alcohol, jabones o productos de limpieza genéricos ya que podrían dañar o desgastar tus aparatos. En cambio, sí que se pueden utilizar productos creados específicamente para la limpieza de audífonos como.

  2. Posteriormente, utiliza un cepillo para limpiar los micrófonos de tus audífonos. Respecto a este paso, no debes cometer el error de intentar limpiarlos introduciendo algún objeto en el hueco donde están ya que podrías dañarlos. Solo con el cepillo ya basta. Dependiendo de tu tipo de audífono, también puedes pasar este cepillo por la salida de sonido, ya sea la de un audífono intra, una tulipa o un molde hecho a medida.

  3. Por último, si tus audífonos o moldes a medida tienen un conducto de ventilación, también llamado venting, debes extraerle el cerumen que puede haberse quedado acumulado. Para ello, necesitas un limpiador de venting. Este objeto es una especie de hilo específico para esta función que puedes encontrar en la mayoría de kits de limpieza o incluso incorporado en la funda de tus audífonos. Debes introducirlo por el extremo del conducto hasta salir por el otro. De esta manera, los restos de cerumen se verán empujados hacia el exterior.


Con estos tres pasos, ya habrás realizado la limpieza habitual de tus audífonos. Suele recomendarse realizarla una vez por semana más o menos, aunque puedes reducir este tiempo si en tu caso es necesario.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo