top of page
Buscar
  • marketing786817

La regla 60/60 y otras opciones para evitar perder oído en la adolescencia

La pérdida auditiva hace tiempo que no es un problema exclusivo de las personas mayores. Cada vez son más los jóvenes que admiten tener una dificultad a la hora de hacer una vida normal, cómo mantener una conversación en un bar o escuchar en las clases con claridad. Pero ¿Qué motivo hay detrás de estos actos?


Una exposición prolongada a sonidos más fuertes cómo en bares, discotecas y restaurantes así cómo escuchar con los auriculares a gran volumen está directamente relacionado con el incremento de los casos de hipoacusia entre los adolescentes y jóvenes adultos.



Los investigadores calculan que entre 670 y 1.350 millones de personas de 12 a 34 años de todo el mundo están en riesgo de sordera por «exponerse a prácticas de escucha voluntarias e inseguras».

 

Puede ser irreparable


Los expertos alertan sobre la gravedad de este asunto porque escuchar ruidos de cualquier tipo a un volumen demasiado alto aumenta la posibilidad de perder paulatinamente la capacidad de oír. Según se recoge en un artículo de El Correo, los otorrinolaringólogos lo comprueban a diario en sus consultas. «Lo cierto es que atendemos a pacientes cada vez más jóvenes por problemas de audición. Y no solo por escuchar música a todo volumen con auriculares. El ambiente que rodea a los adolescentes es muy ruidoso en general al estar sometidos a un estímulo auditivo constante. La calle, los lugares de ocio, los videojuegos... Un comedor escolar, por ejemplo, puede superar perfectamente los 80 decibelios, un nivel de ruido que ya pone en riesgo su salud auditiva», aclara el doctor Iñigo Ucelay, otorrinolaringólogo del Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ).

 

Los jóvenes utilizan los auriculares una media de tres horas al día, exponiéndose de forma directa a sufrir hipoacusia debido a la intensidad y tiempo de exposición, según recoge la Organización mundial de la Salud.


Este daño puede ser permanente e irreversible en el caso de que las células ciliadas del oído interno se expongan a ruidos.


Las personas que usan auriculares pueden exponerse en 15 minutos de música a 100 decibelios al mismo nivel de ruido que un trabajador del sector industrial en una jornada completa a 85 decibelios. Los rangos generales en los que un usuario medio escucha música oscila entre los 75 y los 105 decibelios, por lo que, su exposición es realmente preocupante.


Un mal uso de los auriculares o la exposición prolongada a ruidos pueden acarrear consecuencias.

Entre ellas podemos encontrar las alteraciones en la audición, la sordera o los acúfenos. Adeemás, el doctor Ucelay alertó en El correo qué es muy importante tomar medidas de precaución porque estar sometidos a ruidos constantes puede incrementar el riesgo de padecer otras enfermedades como la hipertensión arterial, alteraciones del sueño, accidentes cerebrovasculares etc.


Para los más jóvenes lo más importante es, podéis seguir utilizando auriculares, sin embargo es más recomendable usar los modelos de tipo diadema, para que estos cubran toda la oreja, y si además tienen un sistema de cancelación de ruido externo, mucho mejor.


Fuente: El Correo 

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


Publicar: Blog2_Post
bottom of page